Opciones de tratamiento

La falta de uno, varios o todos los dientes trae consigo, además de la pérdida de funcionalidad, la pérdida de hueso, provocando un envejecimiento prematuro del rostro así como una mayor dificultad y complejidad del tratamiento posterior. Por este motivo, la sustitución de dichos dientes no es tan solo una cuestión estética.

Sustitución de un diente

La ausencia de un diente puede deberse a varias causas como puede ser un traumatismo, una agenesia o ausencia del diente desde el nacimiento, entre otras.

En estos casos, la mejor solución para sustituir este único diente es la colocación de un implante dental, no solo por una cuestión estética (sobre todo si se trata de un diente que se encuentra en la parte anterior, la parte más visible), sino por ua cuestión de salud, por los problemas que pueden derivarse de la ausencia de ese diente, como pueden ser la pérdida de hueso y funcionalidad.

Sirva como ejemplo el caso del primer molar (muela), que ejerce más del 90% de la fuerza de masticación. De ahí la importancia de sustituir esa pieza dental en caso de pérdida, independientemente de su ubicación y visibilidad.

 

Sustitución de varios dientes

Es importante tener en cuenta que no siempre deben de utilizarse tantos implantes dentales como dientes falten, o lo que es lo mismo, no siempre un implante va a sustituir un diente. En el caso de pérdida de varios dientes, la mejor opción de tratamiento es la sustitución de los mismos mediante prótesis fija sobre implantes, donde el número de implantes es menor que el número de dientes a sustituir.

Sustitución de todos los dientes

La pérdida de la dentadura puede ser debida a una enfermedad crónica de las encías (periodontitis), a un traumatismo, etc. Si ha perdido todos los dientes en uno o en los dos maxilares, la mejor solución es el tratamiento con implantes dentales, y en concreto, para un acabado más cómodo y natural, la prótesis fija anclada a implantes dentales.

¿Está interesado en contactar con nosotros?

Contacto