Información y prevención del Cáncer Oral

El cáncer oral es una neoplasia maligna que puede aparecer en cualquier parte de la boca, aunque el lugar en donde se presenta más habitualmente es la lengua y los labios. Puede manifestarse como una úlcera, un bulto, una pequeña herida, o una placa roja y/o blanca, que no deriven de heridas previas, o que surjan de forma espontánea y que, en un plazo de dos semanas, no se curan o mejoran sensiblemente aún sin tratamiento.

Es más frecuente en hombres que en mujeres, aunque la diferencia está disminuyendo progresivamente, a medida que el número de mujeres que adoptan hábitos de riesgo aumenta. La edad media de los pacientes afectados por cáncer oral se sitúa en torno a los 55-60 años, aunque está disminuyendo en los últimos años, apareciendo casos en jóvenes de 20 a 25 años, debido al consumo de tabaco y alcohol desde edades tempranas. En España aparecen cada año entre 6 y 12 casos nuevos de cáncer oral en varones por cada 100.000 habitantes, y en torno a 2 casos nuevos anuales en mujeres por cada 100.000 habitantes.

Esta incidencia tiene valores similares en el resto de los países de Europa.

Factores de riesgo

  • Fumar o mascar tabaco
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Estar infectado por el virus del papiloma (VPH)
  • La existencia de algún elemento que roce continuado en la cavidad oral
  • Exposición excesiva al sol
  • Mala higiene oral
  • Tener una prótesis o dientes con zonas de corte o rotos

Disminuye el riesgo

  • No fumar
  • Reducido o nulo consumo de alcohol
  • Proteger los labios cuando vayan a estar expuestos al sol
  • Tener una dieta rica en fruta, verdura, pescado y aceite de oliva
  • Tratar los dientes que se encuentran en mal estado o rotos

Síntomas y diagnóstico

En muchas ocasiones, antes de la aparición de un cáncer oral existe una lesión que le precede y que puede alertarnos del riesgo que tiene el paciente de desarrollar un carcinoma. Estas lesiones que pueden desembocar en un carcinoma se conocen con el nombre de “lesiones precancerosas”.

Las principales lesiones precancerosas que nos encontramos con más frecuencia en la cavidad oral son: placas blancas y/o rojas que no desaparecen después de 2 semanas de su primera manifestación, úlceras, tumores o áreas edematizadas, que son fácilmente diagnosticables y tratables si son localizadas a tiempo. Por ello, la visita periódica cada 6 meses o como máximo un año al dentista reduce enormemente el riesgo de cáncer oral. Existen también lesiones orales frecuentes, como el liquen plano oral, que puede sufrir trasformaciones malignas, lo que hace necesario una serie de revisiones periódicas y tratamiento en algunas fases en las que se ulcere o produzca escozor al comer.

La prevención en este tipo de lesiones es por lo tanto esencial, dado que la mortalidad por cáncer oral es muy elevada, principalmente debido a que se suele diagnosticar tarde, mientras que si se diagnostica en las primeras fases, el pronóstico y las secuelas son mínimas.

¿Está interesado en contactar con nosotros?

Contacto