Principales síntomas dentales

Sangrado o dolor de encías

Puede ser un síntoma de gingivitis, es decir, una fase inicial y reversible de una enfermedad de las encías (que de no tratarse puede derivar en una periodontitis, y llevar a la pérdida de piezas dentales), o simplemente derivarse de un cepillado excesivamente fuerte o de comenzar a usar el hilo dental. En cualquier caso, si el sangrado de las encías es persistente, es preciso acudir a un dentista para descartar problemas graves y revertir la situación.

Mal aliento

El mal aliento puede ser causado por la ingestión de determinados alimentos, por una higiene bucodental incorrecta, por fumar, por tener boca seca, o por problemas de salud. Si el problema persiste puede ser también un síntoma de enfermedad gingival (de las encías). Una buena higiene dental (cepillado 3 veces al día, uso de hilo dental, colutorio y lavado de lengua) es la mejor forma de prevenir el mal aliento o la enfermedad gingival. Si el problema no mejora, visite a un especialista.

Boca seca

La saliva es esencial para mantener una boca saludable, pues es clave en la prevención de la caries y de la formación de placa bacteriana. Además, el síndrome de boca seca (también llamado xerostomía) puede conllevar problemas para masticar, tragar, saborear los alimentos o incluso hablar. Puede deberse a un problema médico o a la toma de ciertos medicamentos. La mejor manera de remediar este problema es con una cuidada higiene bucal, pero si el problema persiste debe consultarlo con un especialista.

Rotura de dientes

Un diente se puede agrietar o romper por múltiples motivos (diente frágil, rechinar de dientes, un golpe, etc.). En ocasiones, la fractura de la pieza dental puede no ser apreciable a simple vista, o incluso con rayos X, y sin embargo, producir un intenso dolor. Es un problema que debe ser tratado para evitar que derive en problemas mayores.

Dientes amarillos o manchados

Los motivos por los cuales algunas personas tienen los dientes amarillos, ennegrecidos o con manchas son diversos. En ocasiones se debe al consumo de ciertos alimentos (por ejemplo el café o el té), al tabaco o a la ingesta de algunos medicamentos. También puede ser un problema derivado de la edad o de una propensión genética. Los tratamientos de blanqueamiento son eficaces y sencillos y deben ser realizados por un profesional.

Dientes sensibles

Si le duelen los dientes al tomar bebidas calientes o frías, puede tener dientes sensibles. Esto puede estar ocasionado por tener algún diente fracturado, por una caries no diagnosticada, un empaste desgastado, o una gingivitis, entre otras causas. El tratamiento dependerá de lo que ocasione la sensibilidad en cada caso. No bstante, es conveniente visitar al dentista si tiene estos síntomas.

Úlceras orales

Las úlceras orales pueden ser de diversos tipos: úlceras cancerígenas, herpes labial, leucoplasia (lesión precancerosa) o candidiasis (hongos). Es muy importante estar al tanto de su existencia y hacer un seguimiento exhaustivo de las mismas, ya que pueden ser síntoma de una enfermedad grave, o de una infección. . Si la úlcera se mantiene tras una semana, es preciso acudir al dentista.

Dolor de mandíbula o apretar o rechinar los dientes

Es un problema difícil de diagnosticar debido a que puede haber múltiples causas: dolor de muelas, gingivitis, artritis o disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), alteraciones del sueño, etc.. Es fundamental acudir a un dentista para que evalúe cada caso.

Dolor de dientes/muelas

Si le duele la boca o la mandíbula, seguramente se trate de un dolor en un diente o muela derivado de alguna caries o gingivitis. A veces, el dolor puede estar provocado por un golpe recibido en una pieza dental. En cualquier caso, se requiere una visita lo más pronto posible a un dentista.

¿Está interesado en contactar con nosotros?

Contacto